ICAA- FACULTAD DE MEDICINA. Se renovó el acuerdo del estudio Vigilancia de la Esquistosomiasis

El  Instituto Correntino del Agua y del Ambiente (ICAA) y la Facultad de Medicina renovaron el acuerdo de trabajo para continuar con la “V Vigilancia Epidemiológica de la Esquistosomiasis en la cuenca del Río Uruguay en la provincia de Corrientes” investigación científica que lleva adelante el  Centro Nacional de Parasitología y Enfermedades Tropicales (CENPETROP).

El administrador general del ICAA ingeniero Mario Rubén Rujana y el  decano de la Facultad de Medicina de la UNNE profesor doctor Gerardo Omar Larroza, firmaron el acuerdo, formaron parte también de la rúbrica el director del Centro Nacional de Parasitología y Enfermedades Tropicales (CENPETROP), doctor Carlos Edgardo Borda y el docente de esta casa de estudios, profesor Carlos Casella.

A través del  acuerdo, el CENPETROP,  organismo que depende de la menciona casa de altos estudios, se compromete a continuar durante dos años la realización  la vigilancia epidemiológica de la esquistosomiasis, una infección intravascular común causada por el parásito Schistosoma, el cual se encuentra en el agua dulce en zonas tropicales o subtropicales.

El CENPETROP, realizará los trabajos necesarios para conocer y evaluar la situación epidemiológica referida a la posible existencia de la esquistosomiasis en la provincia de Corrientes, presentando tres informes parciales y un informe final, que contendrá las recomendaciones con indicación de la metodología aconsejada para su instrumentación operativa.

La importancia de estos trabajos estriba en que posibilitará el estudio coordinado de una endemia que aparentemente aún no se ha establecido en el nordeste de la Argentina. La esquistosomiasis para existir como enfermedad necesita que se cumplan dos fases del ciclo biológico de un parásito trasmitido por una determinada especie de caracoles de agua dulce.

La fase endógena se desarrolla dentro del individuo parasitado, que por padecer de la enfermedad, necesita de la asistencia diagnóstica y el tratamiento adecuado. La fase exógena está relacionada con el medio ambiente, es decir, con los otros elementos que integran el nicho ecológico de la parasitosis.

Entre estos se encuentran el hábitat de los caracoles transmisores que viven en aguas superficiales. Este aspecto de la biología del parásito está directamente relacionado con la prevención y control. Esto último solamente se puede lograr cuando se coordinan las actividades de diferentes disciplinas del conocimiento como las comprendidas entre el ICAA,  y la Facultad de Medicina – Cenpetrop.

La investigación continuará con el mantenimiento experimental de los caracoles en laboratorio, colecta y formación de colonias con fines experimentales, encuestas  en los departamentos Mercedes, Monte Caseros, Curuzú Cuatiá en la subcuenca de los Arroyos Yaguarí,  Yrupe,  Tunas, San Agustín y  Timboy.

La actividad de desarrolla en el marco de Programa del ICAA 5 – Programa de Vigilancia Epidemiológica de la Equistosomiasis en la Cuenca del Rio Uruguay en correspondencia con los Obetivos de Desarrollo Sostenible Nº 3 Salud y Bienestar.

 

← Volver